Alegoría de un suicidio

En este caso artístico:

En 1978, nadie hubiese imaginado que esta famosa secuencia de El cazador acabaría representando el destino del propio Michael Cimino, que llevaba demasiado tiempo jugando a la ruleta rusa (la gestación de esta película constituyó una odisea en sí misma) y acabó como tenía que acabar. Porque ciertamente no podía acabar de otro modo… 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.