Aplausos o abucheos: Amadeus (montaje del director)

El pasado 13 de Octubre, y en el marco de las fiestas del Barrio del Pilar de Madrid, dedicadas este año a Mozart al cumplirse el 250 aniversario de su nacimiento, pude ver por enésima vez la película Amadeus, que se proyectaba de forma totalmente gratuita en pantalla grande. Aquella noche tenía dos opciones: o patear una vez más el mercado estilo siglo XVIII plantado en el Parque de La Vaguada y la feria adyacente o ver la película y pasar un buen rato, aunque ésta se proyectase en (horripilante) versión doblada. La elección estaba hecha.

Estrenada en 1984, y luego reestrenada en 2002 con veinte minutos extra en uno de esos “montajes del director” que tan de moda estaban por aquellos años, Amadeus constituyó uno de los grandes hitos del cine de los 80. Bajo los auspicios del productor Saul Zaentz, el autor teatral Peter Shaffer y el director Milos Forman trabajaron codo con codo durante meses para conseguir un buen guión con el que rodar una gran película y las cosas no pudieron salir mejor, hasta el punto de que la mayoría de quienes participaron en el elenco principal se vieron devorados por el enorme éxito del filme: Forman y Zaentz jamás han alcanzado el listón que tan alto dejaron tras rodar la película que nos ocupa y Alguien voló sobre el nido del cuco, algo que realmente tenían difícil. La triada de protagonistas (sensacionales Tom Hulce, Elizabeth Berridge y F. Murray Abraham) tampoco pudo sobreponerse a lo que había logrado, y con los años todos acabarían con sus respectivas carreras sumidas en la más discreta penumbra.

Pasado el tiempo, y después de haber visto la película decenas de veces en versión original o doblada, en el cine (de estreno y reestreno) y en DVD, todavía me sorprende que una película así, tan “épica” y tan “clásica”, teóricamente tan alejada de los cánones del cine comercial de 1984 (y pese a todo rodada con un innegable ojo de cara a la taquilla) pudiese tener los efectos que tuvo sobre las masas. Dejando de lado algunas críticas vehementes que la acusaban de ser “un film sobre Salieri”, la realidad es que Amadeus rebosa calidad por los cuatro costados. Pero su mejor contribución fue la de difundir la música clásica, y en concreto la de Mozart, de un modo como nunca se había logrado antes. La “Mozartmanía” encontró hueco, e incluso portadas, en revistas y catálogos de música popular como el legendario BID (Boletín Informativo Discoplay), espacios habitualmente reservados para artistas de radio fórmula. De repente todo el mundo se había vuelto loco por una música que solo unos meses antes era cosa de melómanos, miembros de orquestas sinfónicas y tíos raros como esos que van a la ópera vestidos de etiqueta. Fue algo alucinante pero realmente bello, digno de la música del gran genio de Salztburgo.

Grazie, Signore…

Total, que volví a disfrutar como un enano durante poco menos de tres horas y media (las que dura el “montaje del director”) con una de esas películas que tan raramente se realizan en el cine moderno, majestuosa y espectacular a más no poder, a la vez que muy entretenida pese a su larguísimo metraje. Y eso que tengo en casa las dos versiones. Y a pesar del doblaje: únicamente eché de menos poder cambiar el idioma de proyección y seleccionar el modo VOS. Porque como diría Carlos Pumares, miren que es MALO, MALO, MALO y MALO el doblaje de la versión extendida. Lo puto peor, de verdad.

Resultado: Aplauso estruendoso.

Ficha en la IMDB.

(Este artículo fue publicado incialmente por Leo Rojo en COMPUTER-AGE.NET el miércoles 25 de octubre de 2006 y se reedita con el permiso de su webmaster. Sirve igualmente de homenaje a la figura del productor Saul Zaentz, fallecido en enero de 2014 a los 92 años).

4 thoughts on “Aplausos o abucheos: Amadeus (montaje del director)

  1. Peliculón!!! algún día tendría que ver esa versión extendida y en original.

    Sienmpre me gustó ese Salieri anciano gritando «mediocres, somos todos mediocres!!» (o algo asi…, que hace mucho la vi)

    Supongo que la única licencia es lo del asesinato.

    1. Valdrá la pena que veas el Director´s Cut y compares. F.M. Abraham está genial en la piel de Salieri. En cuanto a las licencias, la película está basada en un texto teatral que se toma muy por libre la vida de Mozart, empezando por la base misma de la trama (la rivalidad entre compositores), que es puro cuento.

        1. Pues no sé cómo estará la cosa por Argentina, pero en España lo difícil es encontrar la edición original de 1984.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.