Harvey Weinstein descrito en ochenta y cinco palabras.

Pasar siquiera un breve rato con Harvey (Weinstein) significa familiarizarse con un hombre de encanto preternatural que, no obstante, es una olla hirviente de inseguridades; un hombre en el que el amor propio y el odio a sí mismo combaten como dos demonios iguales en fuerza, astucia y determinación. Escucharlo hablar un rato significa divertirse sin parar, pero también acabar maltrecho por las incesantes oleadas de desmedido orgullo, suavizadas con disculpas, por la falsa modestia y la autocompasión, que me hacen pensar en Richard Nixon.

(Peter Biskind, tirando a dar ya desde las primeras páginas de Sexo, mentiras y Hollywood).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.