Viendo: Bowling for Columbine

La obra maestra de Michael Moore, con diferencia su mejor largometraje, justamente galardonado con un Óscar. Partiendo de la matanza de Columbine, un suceso que todavía hoy escuece a la sociedad estadounidense, el cineasta disecciona con gran acierto el fenómeno de la proliferación de armas de fuego en Norteamérica y las consecuencias de que cualquiera pueda tener un arsenal en su casa. Un derecho amparado por la Constitución que, lejos de contribuir a la tranquilidad ciudadana, hace de Estados Unidos un país violento e inseguro, a merced de poderosos lobbies armamentísticos encabezados por la influyente NRA, la Asociación Nacional del Rifle. Su falta de moral y escrúpulos defendiendo lo que ellos consideran un derecho inalienable, les lleva a extremos como organizar un congreso en la misma ciudad donde, pocos días antes, una niña ha muerto tiroteada por un compañero de colegio.

Brillantemente narrado y estructurado, Bowling for Columbine se beneficia del humor sarcástico habitual en los trabajos de Moore, acentuando el tono sombrío y las desalentadoras conclusiones del autor. Ya desde la primera secuencia viene a dejar claro que lo de la proliferación de armas en los USA no hay por dónde cogerlo (y a peor que irá) cuando acude a una oficina bancaria en la que, simplemente abriendo una cuenta, te regalan un arma. No obstante, el documental también tiene sus peros y en este caso vienen a ser los mismos que lastran la filmografía de Moore en conjunto, un tipo con un afán de protagonismo que deja a Pablo Motos como un aficionado y cuyo estilo panfletario (que no directamente sensacionalista) hace acto de presencia más a menudo de lo deseable. Como por ejemplo durante la visita a la casa de Charlton Heston, por aquel entonces egregio mandamás de la NRA. La secuencia culmina con Moore depositando frente a la mansión del actor una foto de la niña tiroteada que mencionábamos en el párrafo anterior, en lo que constituye un gesto burdo e innecesario por teatral, que deja la película al nivel de cualquier reallity del tres al cuarto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *