Viendo: Hoffa

Biopic del líder sindical más famoso en la historia de Estados Unidos. Aunque consiguió notables mejoras para los trabajadores, Jimmy Hoffa no dudó en aliarse con la mafia y se metió en toda clase de actividades ilícitas. Acabó condenado a quince años de cárcel, de los que sólo cumplió seis tras ser indultado por Richard Nixon (más tarde se supo que Hoffa había contribuido con dinero a su campaña presidencial). Una vez libre, enfrentado a sus antiguos socios, el 30 de julio de 1975 desapareció sin dejar rastro, mientras esperaba a reunirse con el mafioso Anthony Provenzano en el aparcamiento de una cafetería. Aunque desde el principio hubo pocas dudas sobre qué podría haberle ocurrido, su paradero o el de sus restos jamás han sido descubiertos.

La desaparición de Hoffa constituye para los americanos un misterio a la altura del asesinato de Kennedy, pero su figura es virtualmente desconocida fuera del país y por ello no extraña que Hoffa recaudase mucho más en Estados Unidos que en el extranjero, lo que no impidió que acabase siendo un fracaso. Dirigiendo y coprotagonizando este drama, Danny De Vito sorprendió alejándose de los registros cómicos habituales en su carrera para rodar un gran filme épico, pero salvo en determinados tramos apenas alcanzó a esbozarlo. La culpa la tiene el irregular guión firmado por David Mamet, cuya estructura clásica a base de flashbacks deviene en una historia un tanto deslavazada, que no cuenta todo lo que tiene que contar ni como tiene que contarlo, dando como resultado confusión y aburrimiento. Para que se hagan una idea, encuentro mucho más interesante F.I.S.T. aunque el protagonista sea Sylvester Stallone, un actor nefasto. Ya que hablamos de protagonismos, en Hoffa la cabecera del cartel la ocupa Jack Nicholson. Haciendo de Jack Nicholson, por descontado, lo que solo puede significar una cosa: histrionismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.