Viendo: La bestia de la guerra

1981. Durante la invasión soviética de Afganistán, un tanque del ejército ocupante pierde el contacto con su columna y se convierte en codiciada presa para un grupo de muyahidines que lo persigue sin tregua por el desierto. Entre los jóvenes tripulantes del tanque, comandado por un jefe despótico y paranoide, destaca Konstantin Koverchenko, un disidente político obligado a combatir en primera línea que acabará enfrentándose a sus compañeros ante el cúmulo de brutalidades que no deja de presenciar.

Dirigida por el casi debutante (y siempre inclinado a la mediocridad) Kevin Reynolds con la idea de proporcionar un trampolín a la fama para Jason Patrick, estrella en ciernes que para su desgracia nunca lograría serlo, The Beast fracasó estrepitosamente en taquilla, en cierta medida porque para cuando se estrenó los soviéticos ya habían anunciado su retirada de Afganistán y el tema había perdido el interés del público. Sólo tras pasar a distribuirse en vídeo adquirió cierto reconocimiento como peli «con mensaje» para aquellos que buscaban algo distinto entre el maremagnum de cine evasivo que poblaba las estanterías de los videoclubs, pero ni por esas se libró de caer en el olvido más absoluto al cabo de poco tiempo.

A destacar la presencia de George Dzundza, habitual secundario elevado aquí a niveles de coprotagonista y casi irreconocible como Daskal, el irracional comandante del tanque, merced a la evidente ausencia de su acostumbrado sobrepeso. Entre él (de largo lo mejor de la película) y el citado Jason Patrick hacen lo que pueden por dignificar un producto que pese a sus irregularidades y el nada disimulado tufillo antisoviético que destila, propio de la época en que se filmó, se deja ver con curiosidad.

2 thoughts on “Viendo: La bestia de la guerra

  1. Me suena haber visto alguna vez una parte de esta película, no es muy conocida porque nunca más volví a cruzarme con ella hasta ahora.

    1. Y a este paso ni te cruzarás. No sé cómo estarán las cosas en Internet o en las tiendas, pero hasta hace relativamente poco tiempo era difícil de encontrar. Y yo al menos llevo lustros sin verla emitida por TV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.