Viendo: Monstruos University

Tras el éxito de Monstruos S.A. en 2001, era de esperar una continuación pese a que la historia quedaba lo bastante cerrada y aprovechada como para no necesitarla. Por lo último no sorprende que dicha continuación llegase en forma de precuela. Sí sorprende, en cambio, que tardase doce años en llegar, lo que evidencia la crisis de ideas que Pixar viene atravesando en los últimos tiempos y que se ha traducido en algunas películas flojas, o al menos por debajo de la media a la que estaban acostumbrados como Cars o su secuela apócrifa Aviones.

Sobre Monstruos University no hay mucho que contar. La historia se sitúa a partir del momento en que Mike logra una plaza en la Facultad de Asustadores y conoce a Sully, desarrollando la forja de su amistad por medio de un conjunto de clichés, lugares comunes y humor blandito para toda la familia junto a la acostumbrada (y muchas veces insoportable) moralina Disney. Al menos la película se deja ver y resulta lo bastante aceptable como para entretener a los críos sin sonrojar a sus padres, lo que ya es algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.