Viendo: ¡Que vienen los Beatles!

En julio de 1965 España era más o menos lo que es ahora: un país de mierda dirigido por mierdas, sojuzgado bajo el yugo de una dictadura militar y que, en palabras del cantante Miguel Ríos, “no se merecía vivir lo que estaba viviendo”. Y en estas que el primer día del mes aterrizaron los Beatles en Barajas para dar un par de conciertos en Madrid y Barcelona, transmitiendo una inédita imagen de libertad y modernidad. Sorprende ver a los Fab Four en medio de este panorama, especialmente cuando el Gobierno nunca había ocultado su hostilidad hacia aquellos cuatro “melenudos” a los que consideraba peligrosos agitadores de la chusma, pero finalmente el poderoso promotor Francisco Bermúdez logró, gracias a sus contactos, vencer las reticencias encabezadas por el ministro de la Gobernación, el general Camilo Alonso Vega, conocido popularmente como Don Camulo. Ello no impidió que el régimen franquista boicotease la visita utilizando todos los medios a su disposición para minimizar su impacto, poniendo en evidencia a los Beatles y amedrentando a quienes pensaban acudir a los conciertos con entradas carísimas y una sobredosis de policía añadida. Sin embargo eso no impidió a los de Liverpool, por su parte, hacer historia en un país que, especialmente entre su sector de población más joven, empezaba a demandar profundos cambios políticos y sociales.

Imagen de la surrealista rueda de prensa ofrecida por los Beatles en Madrid. “¿Dónde coño nos hemos metido, tíos?”

El documental ¡Que vienen los Beatles! fue estrenado por Televisión Española con motivo del treinta aniversario de la visita, en 1995, y baste decir de él que es excelente; pero dos décadas más tarde sigue siendo tan bueno o mejor. A cincuenta años de que George, Paul, John y Ringo dejasen su singular impronta en España, sólo uno antes de que decidiesen retirarse para siempre de los escenarios en 1966, este documental realizado sobre la base de imágenes de la época (muchas de ellas inéditas) continúa siendo muy recomendable, ya no tanto por el repaso a cuatro días irrepetibles como por el demoledor análisis de un país mantenido en perpetuo estado de atraso por la patulea de miserables que lo controlaba a su antojo mediante un sistema totalitario. En esas difíciles circunstancias, desgraciadamente muy parecidas a las actuales por la vuelta a la moralidad más pacata y el recorte a las libertades civiles que estamos viviendo, los Beatles consiguieron abrir una especie de ventana que permitió la entrada al país de una brisa de libertad. Un antes y un después.

¡Viva Ep-paña!. Sin comentarios.

Como guinda al apetitoso pastel, decir que el documental puede verse gratuitamente desde la propia web de RTVE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *