Viendo: Regreso al futuro III

Punto y final a una de las sagas cinematográficas más legendarias de la historia, pero también símbolo del fin de no ya una década, sino de todo un periodo en la cultura norteamericana, cuyo cine más comercial vivió una época dorada durante los 80 con el impulso del gobierno ultraconservador que dirigía el país. No llega al nivel de la película que abrió la trilogía, pero Regreso al futuro III conserva los mimbres básicos de su éxito y le proporciona una conclusión más que digna, pese a limitarse más que nada a calcar el esquema de sus antecesoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.