Viendo: Star Wars, el despertar de la Fuerza

Bueno pues por fin ya he visto la cosa esa del despertar de la Fuerza. Había leído críticas negativas (en algún caso francamente negativas) pero joder, de ningún modo esperaba que fuese tan rematadamente MALA. Y eso pese a que detrás anda un tipo como J.J. Abrams, cuya foto debería aparecer en los diccionarios junto a la definición de la palabra “mediocridad”.

Orgulloso de ser un mindundi.

Casi no hace falta decir nada respecto al argumento, porque creo que a estas alturas todo el mundo lo conoce de sobra. Básicamente se trata de un remake encubierto del Episodio IV, pero dado que (insisto) hablamos de J.J., es un encubrimiento muy poco elegante, realmente torticero, perpetrado por un auténtico terrorista elevado a los altares por obra y gracia de un Hollywood moribundo, que ya no tiene verdaderos iconos a los que recurrir y se ve obligado a rebuscar entre las basuras. Así pasa luego lo que pasa, claro, y el resultado no puede ser otro que un completo desastre: personajes reducidos a vulgares impersonators sin asomo alguno de carisma, Harrison Ford interpretándose a sí mismo (haciendo de mercenario por unos cuantos óbolos, y pese a ello dejando en evidencia a los sosias que le acompañan), un malo con cara sindrómica y un guión vergonzoso hasta la nausea repleto de guiños facilones para incondicionales y clichés baratos, entre los que se lleva la palma el del negrito bueno que se sacrifica por los protagonistas. Es un recurso que ya estaba gastado cuando los hermanos Lumiere empezaban a exhibir películas, indigno hasta de un guionista párvulo. Lo plantas en el examen de un curso de escribir guiones y te pasas el resto del año cagando ceros.

El mejor actor de la película es un robot. Con eso está dicho todo.

En fin, poco más cabe decir acerca de un disparate que no hay por dónde cogerlo, se haga como se haga. Con todo, lo peor es que abre las puertas de un Averno que parecía haberse cerrado definitivamente tras la conclusión del Episodio III y que, a la vista de cómo fue recibida la película, se presume infinito. Por lo pronto Disney ya ha anunciado un spin off sobre Yoda, paralelo a las dos secuelas pendientes dentro de la trilogía actual, y es bastante probable que a este despropósito le sigan muchos más de ahora en adelante. Es la enésima confirmación de que los enemigos del cine están dentro de él. En realidad siempre han estado ahí. El problema es que ahora gozan de más poder que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.