Era un hombre difícil. Perdía los estribos, rompía teléfonos y también bebía. Pero en cualquier sentido, lo encontraba fascinante. Sentía una infinita admiración por su habilidad como director.

 (Sergio Leone, en referencia a Orson Welles).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más
Cerrar