Resulta obvio a estas alturas que Bud Spencer y Terence Hill son dos colosos, pero Guido y Maurizio De Angelis no les van precisamente a la zaga. Bien utilizando sus verdaderos nombres o bien camuflándose bajo una serie de seudónimos, el más conocido de los cuales es Oliver Onions, estos dos hermanos transalpinos comenzaron su carrera muy jóvenes, además con éxito. Pero sería durante los años 70, en la que seguramente fue la mejor época para el cine comercial italiano, cuando alcanzarían la cima de la popularidad asociándose con esa especie de remedo mediterráneo de la pareja formada por Stan Laurel y Oliver Hardy, a quienes legaron música para algunas de sus mejores películas. Temazos como Dune Buggy son hoy clásicos populares:

En resumen, un disco que recopila canciones a la altura de las películas en las que éstas aparecen, sin otra pretensión que la de divertir y por ello totalmente honestas. Repleto de música pegadiza, simpática y desenfadada, es ideal para pasar un rato muy agradable “desconectándose” por completo de un mundo hostil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más
Cerrar