Tras ver la película anoche en un ramalazo, mi conclusión es la misma que habiendo visto la práctica totalidad de la filmografía de Steven Spielberg posterior a Atrápame si puedes: ha debido palmarla o jubilarse en secreto y le han sustituido por su equivalente mejicano no sindicado:

En resumen, una peli entretenidilla pero solo a ratos, absolutamente fría y sin personalidad, sobre todo por la discutible decisión de rodarla en esa extraña mezcolanza entre dibujos animados hechos por ordenador y live action que acaba desvirtuando los comics de Hergé. Si vas a llevar a Tintín al cine, fílmalo en dibujos animados o atrévete con imágenes reales, pero no optes por algo que al final no es “ni chicha ni limoná”, ¡mongolo!

Al menos hay dos cosas positivas: nada de niños asesinables para variar, aunque el testigo lo recoja (ocasionalmente) un Capitán Haddock pelín odioso. Y por una vez, no hay una una sola referencia a la unidad familiar ni al traumático divorcio de los padres de Spielberg. Sin duda, todo un alivio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más
Cerrar